Programa EUREKA

Loading...

quinta-feira, 21 de abril de 2016

Jacques-Marie Émile Lacan y las Matematicas

Matemáticas y psicoanálisis: ¿una relación necesaria o contingente?


¿Es ésta una relación contingente o necesaria? ¿Aportan las matemáticas algo fundamental para entender el psicoanálisis o es una referencia más, como han sido la literatura, la historia, poesía, etc (el universitas literarum freudiano)?
Mi impresión es que no solo es necesario entender las matemáticas para poder captar la ruptura epistemológica, clínica y teórica que propone Jacques Lacan (diferenciándose en grado máximo de Sigmund Freud), sino que sin su aporte se pierde la subversión más radical que propone el psicoanálisis contemporáneo.

La ciencia y el psicoanálisis

Para empezar a considerar la relación que hay entre el psicoanálisis y las matemáticas, debemos considerar la concepción de ciencia que articula Jacques Lacan, cuyo nudo fundamental, son justamente, las matemáticas.
Tomemos como referencia los primeros párrafos de lo que fue la primera clase del seminario XIII el objeto del psicoanálisis, y que Jacques Lacan publicaría luego en sus Escritos, con el título “La ciencia y la verdad”:

Esa mutación decisiva que por la vía de la física fundó La ciencia en el sentido moderno, sentido que se plantea como absoluto. Esta posición de la ciencia se justifica por un cambio de estilo radical en el tempo de su progreso, de la forma galopante de su inmixión en nuestro mundo, de las reacciones en cadena que caracterizan lo que podemos llamar las expansiones de su energética. Para todo eso nos parece ser radical una modificación en nuestra posición de sujeto, en el doble sentido que es inaugural y de que la ciencia refuerza más y más. / Koyré es aquí nuestro guía y es sabido que se le conoce todavía mal.[1]

Y un poco más adelante: “Decir que el sujeto sobre el que operamos en psicoanálisis no puede ser sino el sujeto de la ciencia puede parecer paradoja…De nuestra posición de sujetos somos siempre responsables”[2]

Del párrafo precedente se infiere que la ciencia moderna implica un corte, una discontinuidad en el sentido que “algo” era de otro modo antes de esa “inmixión”, que define como una radical modificación en nuestra posición de sujeto.

Mi hipótesis es que esta posición de sujeto, en la enseñanza de Jacques Lacan permite dar cuenta de una relación estructural al psicoanálisis y las matemáticas, o dicho de otro modo, de su relación absolutamente necesaria.

Ritvo sugiere[3] que vincular el sujeto con la ciencia, es eliminar el sujeto responsable, sin el cual el psicoanálisis no podría operar.

Su razonamiento se funda en otro equívoco –consecuencia de una particular lectura del concepto de sujeto- según el cual el sujeto de la ciencia se opone al sujeto del psicoanálisis.

Esta tesis fundamental para casi todos los post-lacanianos queda expuesta de manera elocuente en esta cita de Moustapha Safouan:

Refiriéndose a la Ciencia y la Verdad: “Inicialmente, Lacan deseaba titular esta conferencia inaugural del 1 de diciembre de 1965 “El sujeto de la ciencia”. Titulo paradójico y provocador. ¿No había definido más o menos dos años antes que la ciencia se fundaba en al exclusión del sujeto, por las mismas razones por las que excluía la cuestión de la verdad, o bien la reducía, como lo hace la lógica formal, al simple criterio, al valor de verdad? Por otro lado, si los científicos siempre han considerado que, si no la Ciencia, al menos cada ciencia tiene un objeto –cualesquiera que sean las modificaciones de la definición de este objeto, ligadas al desarrollo mismo de esta ciencia-, agregarle un sujeto tiene más bien para ellos un olor a azufre y cuernos. (…)Esta cuestión ya fue introducida por B. Vandermersch a propósito del seminario 11: ‘El sujeto del inconsciente es el sujeto de la ciencia en el sentido del sujeto forcluido por la ciencia’)”[4].
Consideran, erróneamente, que la ciencia forcluye al sujeto. Y para eso refieren, sin citar, a un Lacan de dos años antes (seminario 11), que, notablemente decía:
formulé la esperanza de que (…)  se vuelva a producir la cristalización tajante, decisiva, que se produjo antes en la ciencia física, pero esta vez en una dirección que llamaremos la ciencia conjetural del sujeto Esto es menos paradójico de lo que parece a primera vista.[5]
Notese que Lacan ya nos advierte sobre la apariencia de paradoja que tiene esta relación (ciencia-sujeto) confusión de la cual el poslacanismo no sale, por no haber advertido que lo que la ciencia forcluye es la verdad en su forma religiosa, para advenir una verdad formal, propia de las matemáticas … pero dejemos esta discusión para otro momento.

Contrariamente a lo sostenido por los post-lacanianos, Lacan en ese mismo seminario, postula una relación estructural entre el sujeto y la ciencia:

Me atrevo a enunciar como una verdad que el campo freudiano sólo era posible cierto tiempo después de la emergencia del sujeto cartesiano, por el hecho de que la ciencia moderna empieza después del paso inaugural dado por Descartes.[6]
(...)les mostré el punto de arranque de Descartes, cuyo proceder, en su origen y en su fin, no está dirigido esencialmente hacia la ciencia sino hacia su propia certeza. Este proceder está en el principio de algo que no es la ciencia, objeto de la meditación de los filósofos desde Platón y antes, sino La ciencia, con el acento puesto en ese La y no en la palabra ciencia. La ciencia, en la que estamos atrapados todos, que forma el contexto de la acción de todos en esta época en que vivimos, y de la que tampoco puede librarse el psicoanalista ya que también forma parte de sus condiciones, es La ciencia, esa misma.
Con respecto a esa ciencia es que tenemos que situar al psicoanálisis. Sólo podemos hacerlo articulando con el fenómeno del inconsciente la revisión del fundamento del sujeto cartesiano que hemos llevado a cabo.[7]

Contrariamente a lo sostenido por Safouan y sus citas, Lacan propone en el seminario 11, que es en relación a La ciencia (en el sentido de ciencia moderna) que debemos situar el advenimiento del sujeto, por lo que de ninguna manera podría ser causa de su forclusión.

VER CONTENIDO COMPLETO EN EL SIGUIENTE ENLACE:http://www.etextos.com/contenidos.php?id_texto=136



[1] Lacan, Jacques. Escritos 2. Buenos Aires. Siglo Veintiuno Editores. 2010, pág. 813. Los subrayados son míos.
[2] Ibidem, pág. 816
[3] Ritvo, Juan Bautista. La eliminación del sujeto .Imago agenda, abril 2011 (agrego esta referencia al momento de escribir el artículo que motivo mi exposición en las jornadas)
[4] Lacaniana. Les séminaires de Jacques Lacan (1964-1979). Bajo la dirección de Moustapha Safouan, con Roland Chemamam, Christian Hoffmani, Alain Lemosof y Bernard Vadermersch. Libraire Arthème Fayard, Paris 2005, páginas 91 y 92
[5] Seminario 11, clase 4.
[6] Ibidem
[7] Seminario 11, clase 18

Nenhum comentário:

Postar um comentário